Tony Perkins es el presidente de un grupo ultraconservador llamado Family Research Council. Entre sus perlas, este político de Louisiana insiste en que los desastres naturales son un castigo de dios al mundo por tolerar a los homosexuales. Es decir, para él cualquier terremoto o huracán es un castigo porque los gays existen y son aceptados por una sociedad que para él se parece cada día más a Sodoma y Gomorra.

Pues bien, gracias al karma, Tony Perkins acaba de perder su casa en un desastre natural.

Pflood-660x330

Este hombre que califica la ley ugandesa antiLGBT, que condena a cadena perpetua a dos hombres que mantengan relaciones, como “una legislación constructiva” (será de construir cárceles) buscó un sentido al desastre que destruyó su casa. En su caso y según declaró no era un castigo por la homosexualidad, era “un increíble y alentador ejercicio espiritual con el que alcanzar el siguiente nivel en el camino hacia dios todopoderoso que siempre hace las cosas bien”.

Quien no se consuela es porque no quiere. ¡Viva el karma!

4e9c10e0aecae50973a0962af32a88f4

Anuncios