4th Man Out es una de las películas estrella de género LGBT que ahora mismo ofrece Netflix en España. Como título desconocido en las carteleras, podemos imaginar que la calidad cinematográfica no es lo que más destaca en ella, ni tampoco las interpretaciones.

Comedia ligera cargada de tópicos, resulta simpática a momentos y cargante en otros. Cuatro amigos de los considerados “para toda la vida” se enfrentan a que uno de ellos, Adam (Evan Todd), es gay y no está dispuesto a seguir ocultándolo. Cada uno de sus tres amigos lo enfrentará de manera distinta, creando situaciones que ayudarán al protagonista a enfrentar su futuro.

Empecemos por lo positivo.

Actores solventes, ritmo aceptable y un humor ligero que no cae en lo zafio con momentos incluso estelares de algunos de los protagonistas. Cabe destacar el intento de la película de escapar de los estereotipos de homosexual, haciendo al protagonista un mecánico que da una aparente poca importancia al aspecto.

4thmanout__article-hero-1130x430

 

Por el lado negativo. Innecesarias esas referencias patrióticas estadounidenses que si se hicieran de cualquier otro país (ya no digamos de España) se tacharían de propaganda nacionalista, pero en el caso de los Estados Unidos se acepta simplemente como algo cotidiano.

fourth_man_out_2015_7809365

Olvidado ese detalle, el otro gran peso que recae sobre la película es el intento de demonizar que a un gay le pueda atraer sexualmente su amigo hetero. La normalización de la amistad entre gays y heteros, cosa que no me parece tan excepcional, en muchas ocasiones está salpicada de atracción, simple y llana atracción como podría tener una chica hetero por su amigo o viceversa… ¿qué hay de malo? Eso se pregunta uno al ver la película, en la que parece que si te haces un par de pajas pensando en tu amigo hetero ya eres el anticristo y estás destruyendo, y lo peor justificando, que tu amigo se separe de ti.

El personaje de Chris (Parker Young) es incapaz de aceptar que su amigo que se pueda sentir atraído por él, para mí en esa actitud subyace una homofobia manifiesta y ni nunca unas situaciones divertidas con las que jugar para que el espectador sienta empatía. Se culpabiliza al homosexual, se justifica la ruptura y se intenta vender la “bondad” y generosidad del hetero… que acaba aceptando al marica como es “pese a su tara”.

Película olvidable, para pasar un buen rato y alegrarse la vista con tres de los cuatro protagonistas. Poco más allá de sus buenas intenciones.

4th-man-out

 

Anuncios