Puedo mirar a través de tu cuerpo, ya no me engañas con palabras que nublan mi vista. Ahora veo que estás vacío y vives de lo que consigues de los demás, ¿sabe bien beber de la vida del resto? Ya no lo volverás a hacer de la mía, pero sé que lo seguirás haciendo de cualquiera que esté dispuesto. Al fin y al cabo no sabes hacer otra cosa, te veo y tu belleza me parece tu maldición. Te veo y ya no veo más que la nada.

 

Anuncios