Este tipo de editoriales estafa encontraron que su método clásico para sacar el dinero a los autores noveles tenía cada vez menos éxito. Esa forma de robo que ya explicamos en un post anterior, no hacía que aumentaran sus ingresos, por lo que encontraron una manera de conseguir dinero de una manera distinta.

El nuevo método es sencillo, la venta mínima de ejemplares. Tras enviar tu manuscrito por correo electrónico u ordinario, la respuesta rápida halagadora llega. Llamada de teléfono para hacer sentir al escritor como nuevo Cervantes y proposición de publicación del libro.

¿Publicar un libro? ¡Y gratis! La editorial se hace cargo de todo. Parece un sueño, lo que siempre ha esperado un autor para que por fin se le dé el reconocimiento que le pertenece.

Llega el contrato, la editorial se hace cargo de todo, maquetación, revisión e incluso el acto de presentación. Hay una única condición “sin importancia”, el día de la presentación deben venderse 100 ejemplares.

De esos 100 ejemplares primeros, el autor recibe una pequeña cantidad, o incluso nada, es beneficio neto para la editorial. El autor no ve problema en esa claúsula, y firma el contrato esperando tener el libro en sus manos.

A partir de la firma del contrato, todo cambia, la editorial empieza a tener poco interés, y el libro se edita en una baja calidad insultante, sin ningún tipo de revisión por un editor. Con suerte, llega el día del acto de presentación, la familia y amigos acuden al lugar convenido.

Se realiza la presentación sin mucho bombo, de hecho hay poco más público que los que acuden invitados por el propio autor. La editorial no ha promocionado el acto.

Comienzan a venderse libros, el precio es abusivo para un libro de bolsillo de baja calidad: 20 euros aproximadamente por algo que a la editorial le ha costado poco más de 2 euros con esos acabados y esa portada cutre.

El autor consigue vender a sus conocidos 20 libros, un éxito, 400 euros para la editorial. Se quedan 80 ejemplares sin vender, así que la editorial llama al autor, esos libros los debe comprar alguien como dice el contrato. Eran 100 ejemplares en la presentación, si no los compra el público los debe pagar el autor.

¿Cómo? Eso mismo, la editorial envía esos 80 libros al autor y le pide 1.600 euros por ellos. Les da igual como se vendan o si se venden, los 100 libros eran 2.000 euros, y eso van a conseguir.

Ahora imaginad, amenazas, denuncias, peleas y… estafa. El autor acaba sin dinero, con decenas de libros que ninguna librería querría vender por más de cuatro euros, y con la sensación de fracaso.

Cuidado con la editoriales estafa, siempre encuentran nuevos métodos para robar a los autores ilusionados.

Anuncios