Cuando terminamos un libro solemos pensar que hemos escrito una nueva obra de la literatura en español. Pero probablemente estemos muy lejos de algo así.

Esa sensación de euforia que sentimos es la que aprovechan el primer tipo de las editoriales estafa para sacarnos en dinero, la estafa directa.

Básicamente consiste en pedirnos dinero por publicar nuestro libro, ellos maquillarán la situación con gastos de maquetación, revisión, edición, etc. Pero al final serán cosas que no harán, o realizarán de forma precaria para editar un libro de calidad nula, cuyo beneficio será lo que el autor pague, pues los gastos para ellos habrán sido un 10% de ese dinero.

Y eso contando con la suerte que el libro sea editado, porque en muchas ocasiones no llegarán a ello esperando como mucho una denuncia que saben demasiado cara.

Cuidado cuando os respondan demasiado pronto, cuidado con demasiadas adulaciones, cuidado con vuestro ego. Si una editorial se interesa por vosotros demasiado rápido sin tener un nombre, vuestra obligación es desconfiar, y no pagar NADA. Vuestro trabajo ya está hecho, es escribir el libro, lo demás debe ser una inversión del editor.

Si optáis por la autoedición, aseguraros al menos que es un autoedición real, que no se quedarán con vuestros derechos por nada, ni os tomarán el dinero por nada a cambio.

Y leed bien lo contratos, no hay que ser un experto para ver barbaridades en él. Y no dudéis en enseñarlo a ese amigo escéptico y desconfiado que tenéis, seguramente será mucho más objetivo que un autor con el ego por las nubes.

Anuncios